DIAUNO

El tiempo - Tutiempo.net

Rosario: sicarios ejecutaron a una niña de 16 años y una mujer con un bebé en brazos

Alejandra Cabral, de 28 años, fue ejecutada de un tiro en la cabeza en una pequeña verdulería que atendía con su marido. Era madre de seis chicos, el mayor de ellos de 11 años y la menor, de ocho meses. Dos jóvenes irrumpieron en el negocio que se encuentra en Felipe Moré al 3800, en una zona poco iluminada, atravesada por un paisaje de casas humildes.
Facebook
Twitter
WhatsApp

Cuando los datos del escrutinio aún se estaban procesando, en el barrio Triángulo, en la zona sudoeste de Rosario, dos mujeres fueron asesinadas a pocos metros una de otra. Una de ellas tenía 16 años; la otra, seis hijos, uno de los cuales, un bebé, llevaba en brazos cuando la acribillaron. Los investigadores creen que los homicidio están relacionados, y tienen que ver con una trama vinculada al narcomenudeo, la maquinaria que mueve los engranajes de la violencia en Rosario, donde en lo que va de este año se cometieron 173 asesinatos.

Alejandra Cabral, de 28 años, fue ejecutada de un tiro en la cabeza en una pequeña verdulería que atendía con su marido. Era madre de seis chicos, el mayor de ellos de 11 años y la menor, de ocho meses. Dos jóvenes irrumpieron en el negocio que se encuentra en Felipe Moré al 3800, en una zona poco iluminada, atravesada por un paisaje de casas humildes.

Los jóvenes hicieron un pedido llamativo para la hora: querían comprar naranjas. Miguel, el marido de Alejandra Cabral, se había ido a bañar, cuando irrumpieron los sicarios. La mujer decidió atenderlos: cuando intentó interiorizarse de lo que querían comprar le dispararon a la cabeza. El marido salió mojado del baño; ante el desconcierto, a lo primero que atinó fue a rescatar a la bebé, informó La Nación.

Miguel pidió ayuda a los vecinos de la cuadra, donde hay varios negocios. Subieron a Alejandra en auto y la llevaron al hospital de Emergencias, donde minutos después falleció a causa del disparo que había recibido en la cabeza. En el lugar quedaron las manchas de sangre, que se extendían por unos diez metros.

Antes de que lograran cargar a la mujer para llevarla al centro asistencial, se produjo otro crimen. También contra una mujer. Esta vez, la víctima tenía solo 16 años y se produjo a menos de 300 metros de la verdulería.

“Estaba cocinando pizza; mi mujer me dijo ‘andá a bañarte así te levantás limpio y salís a laburar’. Salí de bañarme y sentí que golpeaban. Me preguntaron si tenía naranjas; iba con la toalla. Salió mi esposa con la bebé y ahí me la mataron”, sostuvo. “No sé qué decir, solamente que dejaron huérfanos a mis hijos, son 12 años que estoy con ella”, lamentó Miguel, el esposo de Alejandra, entre llantos.

Consultado sobre el posible móvil del crimen, que de acuerdo a lo que trascendió fue cometido por dos hombres que se trasladaban en moto, manifestó: “Se confundieron, no lo sé. No tenemos relación con nadie, no entiendo, estábamos tranquilos, los chicos afuera”, continuó aún perplejo por lo sucedido. No pudo, tampoco, relacionarlo con el otro homicidio en la cuadra.

La sospecha de los investigadores es que los mismos sicarios fueron a ejecutar a la adolescente, que se encontraba en la calle. Nela Saya Centurión resultó con serias heridas por los seis balazos que recibió en Seguí y Matienzo. No sobrevivió. Los investigadores trataban de determinar durante las primeras horas después del doble homicidio qué relación había entre Alejandra Cabral y Nela Centurión.

Los familiares de la joven llamaron al 911 de la Policía de Santa Fe, pero los primeros en llegar al lugar fueron los efectivos de una patrulla de Gendarmería. A los pocos minutos llegó una ambulancia al lugar, que determinó que la chica había muerto por las heridas que le habían provocado los balazos.

Fuentes policiales indicaron que en las inmediaciones de Seguí y Matienzo hay domos con cámaras de videovigilancia que habrían registrado la secuencia. A partir de esas imágenes, la pesquisa podría reconstruir cómo fue el ataque a Nela Centurión.

Hace dos semanas, en esa zona fue asesinado el músico Martín Espíndola, que fue acribillado a tiros cuando salía de un ensayo con su grupo de cumbia, Altoke Roque, en el que participaba como vocalista.

Horas después de que se cometieran estos dos asesinatos en el Triángulo se conoció que hubo un ataque a balazos contra una escuela en el barrio Las Delicias, donde los padres y allegados a los alumnos entraron en pánico luego de la intensa balacera que se concretó en el lugar, cerca de las 13.30, el horario de salida del turno mañana.

Los testigos indicaron que se trató de un atentado directo contra el edificio de la Escuela Nº1172 Paul Harris. Sin embargo, fuentes policiales señalaron que los tiros fueron en el marco de un intento de robo a una mujer por parte de motochorros.

Los tiros se escucharon minutos después del ingreso a la escuela, situada en Presidente Roca entre Brandoni y Madre Cabrini. Los vecinos señalaron que se escuchó una “ráfaga” y que había “una moto en la esquina”.

En tanto, voceros policiales descartaron –por el momento– que se haya tratado de un atentado contra la institución, y señalaron que un ladrón armado efectuó los disparos luego de que no lograra su cometido de robarle a una mujer.

Lo cierto es que varios padres de los alumnos debieron regresar a la escuela, porque los chicos se encontraban en estado de conmoción. La cuadra se encontraba cortada y era escenario de un operativo policial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio